Mi lugar favorito

September 20, 2008

Por: Padmini Seepersad

 

 

Cuando vivía en Tejas, siempre acampaba con mi mejor amiga. Nuestro sitio de campamento es mi lugar favorito del mundo y esta cerca del lago Sam Rayburn en el sureste de Tejas. Cuando estoy en este lugar, me siento cómoda.

Al entrar de mi lugar favorito, hay un camino al lado del lago. Desde la senda, hay una vista perfecta del lago Sam Rayburn; en el día, se podía ver los colores diferentes del agua. En el fondo es un azul brillante y en la playa, el agua parece verde y gris. Al otro lado del camino hay espacios para acampar. Aunque hay espacios grandes de césped para el campamento, el sitio esta rodeado de arboles altos y delgados. En el otoño, las hojas rojas, amarillas y anaranjadas cubren el suelo. Las flores salvajes crecen en todas partes excepto el banco de piedra en el centro del solar. De noche, millones de estrellas brillan en el cielo; debajo de este techo de estrellas me es mi lugar favorito para pensar.

Durante los días, el lago esta vivo con los gritos de los pescadores afortunados, el retumbo de los motores de los barcos y canciones melodiosas de los pájaros. Agua refrescante, pescado, y barbacoa son olores muy distintos del campamento. En las noches, los grillos pian mucho  y las olas chocan con la costa; estos sonidos me complementan y me hacen sentir en paz con la naturaleza.

Pasé mucho tiempo en el sitio de campamento cerca del lago Sam Rayburn y tengo recuerdos felices de allí; creo que este lugar tuvo un gran papel en mi juventud porque  era mi lugar de consuelo. Este lugar no parece especial porque hay muchos lagos en Tejas, pero es único porque es lejos de la ciudad, es tranquilo y el paisaje es pasmoso.

Mi paraíso

September 17, 2008

Por: Kayla Ramsay

 

Una casa humilde y rústica está en la Calle Hillcrest en East Bridgewater, Massachusetts. Cuando estás en el porche trasero de la casa, puedes ver el patio con la piscina que está rodeada del jardín de mi madre. Desde el porche el patio se ve como un paraíso.

 

Cuando abres la puerta, los perros corren o saltan por encima de los escalones porque todos están tan emocionados por salir. Cuando estás caminando a la piscina, sientes el sol en tu piel y en tu pelo. Hueles las flores y la piscina. Caminas sin zapatos en la hierba caliente y suave. Entras en la cerca blanca que refleja del sol muy brillante en tus ojos. Ves a los perros corriendo para mirar entre la cerca más grande para ver quién está en el barrio. Les parece divertirse corriendo y protegiendo el patio. Caminas en el cemento que se siente caliente y áspero en sus pies.

 

El brillo del sol halaga los colores de las flores espléndidas. El jardín está lleno de flores azules, amarillas, anaranjadas, moradas, rojas y rosadas. Es como una selva. La belleza del jardín es un resultado de todo el trabajo duro de mi madre. Escuchas los sonidos del viento ligero, los pájaros, el filtro de la piscina, y si quieres, música. Mientras los perros exploran el jardín, caminas alrededor de la piscina en el tiempo caluroso. Me encanta estar sola con mis perros y disfrutar la paz y el silencio. No pienso “cómo está mi pelo” o “tengo que llevar algo que me queda bien.” Me encanta oír las patas de mis perros en el cemento. En una vida extremadamente ocupada, es preferible de vez en cuando sentarme y solamente descansar sin pensar.

Akismet
Protected by Akismet

Wordpress
Blog with WordPress