Reseña de la película: La Misión

December 7, 2007

Por: Denitza Georgieva

En 1986, la película La Misión ganó el premio del Oscar para la mejor fotografía y fue nominada para el Oscar de la Mejor Fotografía y del Mejor Director. Todas estas nominaciones no son por coincidencia porque la película es muy conmovedora. En su obra maestra, el director Roland Joffé le presenta al espectador la desgarradora, pero verdadera historia de los indígenas en las reducciones jesuitas en el área del actual Paraguay durante el siglo XVIII.

La película cuenta la historia del cura español Gabriel, quien trata de establecer una misión en la jungla cerca de las catataras de Iguazú para convertir a los guaraníes al cristianismo, educarlos y protegerlos de los abusos que se cometen contra ellos. Su misión recibe un nuevo miembro, el reformado mercenario portugués, Rodrigo Mendoza, quien percibe la reducción jesuita como un santuario y la última posibilidad de pedir perdón por el homicidio de su hermano. Paso a paso el ex-comerciante de esclavos se da cuenta que el cura y los guaraníes no sólo le han enseñado una manera de hacer penitencia, sino que le han enseñado también los valores humanos.

Mendoza y Gabriel tratan de defender a la comunidad guaraní contra la crueldad de los colonizadores portugueses, Gabriel sin más armas que su fe y Mendoza con la ayuda de su entrenamiento militar. Los dos saben que el Tratado de Madrid ha cambiado de nuevo la demarcación entre los territorios de España y Portugal, lo que significa que la misión que estaba bajo la protección española ahora está en manos de los portugueses quienes están decididos a esclavizar a los guaraníes. Además los jesuitas reciben una orden del emisario papal, el Cardenal Altamirano, de retirarse de este territorio.

La película no sólo habla de los trágicos acontecimientos históricos surgidos alrededor del Tratado de Madrid de 1750, sino muestra también el dolor humano de los guaraníes, su inocencia y belleza. Uno ve que los pocos defensores de los guaraníes, quienes no están de acuerdo con el desprecio del colonizador por los indígenas, pagan con su vida. El espectador queda con la impresión que el humanismo y el cristianismo no tienen ninguna importancia por el juego de poder entre España, Portugal y Roma. Los guaraníes son sacrificados sin piedad en el altar de la avaricia colonialista.

mission-dvdcover.jpg

Reseña: Orfeu Negro

December 6, 2007

orfeu_negro-2.jpg

Por: Alisa Cherkasova

Brasil (1959)

Director: Marcel Camus

Reparto: Breno Mello, Marpessa Dawn, Marcel Camus, Lourdes de Oliveira

Premios: Oscar a mejor película extranjera (1960)

Orfeo y Eurydice son personajes conocidos principalmente de la mitología griega.  Mientras Orfeo (Breno Mello) es un músico con un poder mágico entre animales y plantas, su enamorada es la hermosa Eurydice, interpretada por la estadounidense Marpessa Dawn, quién muere por la picadura de serpientes. Para ella, él está dispuesto a entrar al mundo de los muertos, con el intento de volverla a la vida.  La película Orfeu Negro, aunque basada en el mito, hace mucho más que resucitar la vieja historia. Nominada a varios premios, ganó el Oscar para la mejor película extranjera – un honor bien merecido. Con la colocación de un Orfeo y Eurydice modernos (años ’50) en el contexto de Rio de Janeiro durante el carnaval, el director Marcel Camus nos ofrece una obra original y emocionalmente poderosa.

La trama empieza con la llegada de Eurydice a la ciudad.  Viene a la casa de su prima, Serafina, quien es chismosa, pero simpática y cariñosa.  Su carácter energético contrasta con el de Eurydice, muy inocente, perdida y temerosa de un misterioso perseguidor.  Ése resulta ser la Muerte disfrazada de hombre. En la ciudad, el carísmatico conductor de tranvía, Orfeo, se enamora de Eurydice al verla por primera vez. Su problema: ya tiene una novia, la vanidosa y celosa Mira.  Durante la preparación para el carnaval, su presencia e ira, más la re-apariencia de la Muerte son dos constantes peligrosas para Eurydice.  Con un fin trágico digno del mito, la película logra, sin embargo, tener mucho humor e incorporar la belleza de temas de la vida y el amor.  La presencia tangible de la música, disfraces y energía del Carnaval son un aspecto crítico total.

La película hace muchas referencias al mito de Orfeo – traduciendo las acciones de los personajes originales a su equivalente moderno.  Los nombres (el perro Cerberus, el amigo Hermes) tienen su significado.  Pero Orfeu Negro transcende la percepción básica de sólo una nueva versión de la historia.  Predomina la música, poniendo énfasis en el poder de la canción en convocar el amor y reflejar la tristeza.  Dos niños, Zeca y Benedito, creen que Orfeo puede hacer llegar el amanecer con su canto, representando la esperanza y oportunidad de superar el sufrimiento.  Por el otro lado, la película no pierde su vitalidad por la gracia que causan los personajes como el novio de Serafina (“¿Tu prima? ¿Qué prima?”) y el vigor contagioso de la música y baile en el Carnaval.

Con ese balance, ejecutado perfectamente, Orfeu Negro resulta un placer de mirar y escuchar, provoca la risa y la tristeza, dejándolo a uno con el impacto de los temas y la misma obra.  Presenta la samba y bossa nova a un público mundial y elicita un gran interés por la música brasileña, con la subsiguiente venta de millones de discos de la banda sonora.  Es altamente recomendada tanto como una historia de amor, como un triunfo y clásico cinematográfico.

Akismet
Protected by Akismet

Wordpress
Blog with WordPress